Ventajas de la preboda

Preboda

La sesión de preboda es algo que va genial para empezar a conocernos, a ver cómo trabaja el fotógrafo, os podréis ver delante de la cámara, sabréis que es lo que se busca, a la vez que pasaréis un buen rato y llegaréis al día de la boda mucho más relajados en este tema y eso se nota en el resultado final.

En el día de la boda se pasan muchos nervios, hay mucha tensión, si ya nos conocemos será todo más fácil.

Si eres una persona tímida o que “le cuesta” hacer fotos, la preboda es para ti.

Personalmente me encanta pasear con todas mis parejas por cualquier bosque, una playa, hacer una mini escapada para crear un buen ambiente, conocernos un poco mejor y sacar algunas fotos, las mejores que se pueda.
De hecho, este tipo de fotos las podréis usar incluso para las invitaciones o para hacer un álbum de firmas para el día de la boda.

Mola, ¿eh?

Preboda

"Sólo son instantes"

Nos vamos a cualquier sitio, me da igual, no tengo límites.
En mis años cómo fotógrafo he tenido la ocasión de ir a California, Italia, Bélgica e incluso a Nueva York,… pero chicos, en el parque de detrás de vuestra casa las fotos también quedan de manera espectacular.
Al final, están compuestas por vosotros, la luz de la escena y la magia que os rodea.
La preboda trata únicamente de perder ese miedo e inseguridad a la cámara, tomarse una cerveza juntos, hablar de la boda y “romper el hielo”.
Cómo anécdota ya son varias las veces que he escuchado a uno de los dos de la pareja diciendo:
“Ostras, que palo esto de las fotos.”
Acabar la sesión y decirme:
“Tío, no me esperaba que esto fuera así, se me ha pasado volando, y me lo he pasado genial”

Preboda

Deja una respuesta